Si en los prados en los que nosotros vemos pequeñas margaritas blancas entre la hierba verde, las vacas ven pequeñas margaritas blancas en la hierba amarilla y las abejas, margaritas verdeazules en la hierba amarilla; entonces ¿cuál es el color de las cosas?. Interesante reflexión la de P.Bressan en su libro Los colores de la luna,  que me viene muy bien para explicar cómo funciona la visión.

El sistema sensorial que capta la información de las imágenes es el ojo, y no la oreja, la piel o la lengua. Obvio te acabarás de decir a ti mismo. Pero, ¿sabes por qué? Pues bien aquí es donde me quiero detener. Cada sistema sensorial (el ojo, la vista, el gusto, el oído, el tacto y el gusto), contiene los llamados “receptores sensoriales” que son unas células especializadas en captar y enviar al cerebro un determinado tipo de información. En el ojo por lo tanto se encontrarían estas células encargadas de captar concretamente las imágenes (y no los sonidos, los olores o los sabores) y transformarlas para que puedan llegar al cerebro donde serán interpretadas. Por cierto, esta interpretación de los estímulos que han llegado al cerebro es la percepción, pero de esto hablaremos en otro momento.

También te puede interesar:  Las cualidades de un buen integrador

El ojo es nuestra ventana al mundo, y gracias a ellos accedemos a los lugares, las personas o los colores. Sin embargo, nos damos cuenta de todo ello porque la información llega a un lóbulo cerebral concreto, entonces ¿Está el mundo dentro de nuestra cabeza o nosotros dentro del mundo? No os asustéis, el mundo está ahí y formamos parte de él.

También te puede interesar:  UN CHIP EN EL OJO DEVUELVE LA VISTA A LOS CIEGOS

El ojo está compuesto de tres capas (externa, media e interna), y es en la capa interna donde se encuentran los llamados fotoreceptores que son las células encargadas de transformar las imágenes en impulso nervioso para que a través del nervio óptico la información viaje hasta su lugar correspondiente en el cerebro donde será procesado.

A modo de curiosidad decir que estas células son las encargadas de que veamos los colores, y por lo tanto cuando hay algún problema en ellas es cuando se da el daltonismo.

También te puede interesar:  Job Shadowing

Para finalizar, contestaré a la pregunta del inicio: el color de las cosas no sólo depende de la luz que reflejen los objetos, sino también del sistema sensorial con el que se mire. 

MºJesús Blasco Abad

Psicóloga y Orientadora

 

www.rodrigogiorgeta.com