Tradicionalmente siempre se ha relacionado la educación única y exclusivamente con la escuela, e incluso hoy en día aún, muchos ciudadanos asocian como única responsable de la educación a la escuela. Cuando en realidad, la educación es un término mucho más amplio, que a continuación intentaremos de explicar y desarrollar.

Si buscamos la definición de educación en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española vemos como dice: “Enseñanza, doctrina e instrucción de niños y jóvenes por medio de la acción docente”. ¿La educación solo se da en niños y jóvenes? ¿Solo la imparten los docentes o se puede educar en casa?…

Después de una profunda reflexión, he llegado a la conclusión que podemos distinguir dos tipos de educación: una formal (que es aquella que se da en la escuela y la que popularmente todos conocemos) y una permanente o continua (que es aquella que la mayoría de los ciudadanos desconocen y no es percibida dentro del proceso educativo).

educacion de los niños en el colegio

Respecto a la educación formal, hay que decidir que consiste en la presentación sistemática de hechos, conceptos, ideas y técnicas de estudio, es decir, aquello que popularmente se conoce como transmitir y enseñar conocimientos. Esta educación se da en la escuela. Pero, ¿Qué es la educación permanente o continua? Aquí es donde llega la parte más desconocida y deliberada de este discurso, donde realizaremos un análisis más profundo.

También te puede interesar:  ¡¡Feliz día del síndrome de Asperger!! S

El proceso educativo no solo se limita a la niñez y a la juventud, tal y como nos dice la Real Academia Española, sino que el ser humano debe adquirir conocimientos a lo largo de toda su vida. El ser humano, está constantemente, en un proceso de educación. El hombre es una verdadera esponja, el cual va reteniendo información, con todo aquello con que interactúa. Por lo que des de mi punto de vista, la educación no solo es aprender una serie de conocimientos dentro del periodo escolar, sino que en realidad la educación es un proceso de socialización de los individuos. Además el proceso educativo materializa una serie de habilidades y valores, que producen cambios intelectuales, emocionales y sociales en el individuo.

Por lo que la educación, no solo es responsabilidad de las escuelas, sino también de las familias, es decir hay que educar en casa, de los poderes públicos, de los medios de comunicación, de todos aquellos que se ocupen, traten y se relacionen con los menores, es decir, la educación es responsabilidad de la sociedad en general.

También te puede interesar:  La inmovilidad, uno de los problemas sociosanitarios más importantes.

educar a los niños en casa

Toda esta reflexión, me ha llevado a la siguiente meditación: ¿Es vivida la educación en condiciones de igualdad entre los individuos? Desgraciadamente la respuesta es claramente que no, a pesar de que la educación es un derecho humano. Está claro que intentar cambiar esta desigualdad, hacia una educación más equitativa y adecuada, es muy difícil y casi imposible, pero si todos participáramos en dicho cambio, podría conseguirse. El problema radica, des de mi punto de vista, en que no todos los docentes tienen el mismo concepto de educación, ni el mismo objetivo a conseguir en sus alumnos. Ya que algunos piensan que si debería ser más equitativa la educación actual, pero no están dispuestos a mojarse, lo dejan en manos de los demás, lo cual no ayuda en absoluto a dicha mejora; y otros ni tan siquiera se han cuestionado nunca si son adecuadas e igualitarias las condiciones educativas de todos los alumnos.

También te puede interesar:  El Cine Educativo

Para terminar, solo me gustaría decir, que soy consciente de que dicho cambio hacia una educación mejor es muy difícil de conseguir, pero sobre todo muy lejano. Pero nosotros como docentes podemos empezar con el primer granito de arena, fomentando en nuestros alumnos su capacidad de discusión, decisión, investigación, autonomía, responsabilidad,…, y así con el paso del tiempo conseguiremos la calidad e igualdad de educación que todos los seres humanos nos merecemos. Me gustaría acabar, enfatizando uno de los aspectos de este discurso: la educación no solo es transmitir conocimientos, sino educar implica formar ciudadanos críticos y respetuosos con los derechos humanos y las libertades fundamentales, teniendo en cuenta siempre que también hay que educar en casa.