Hemos finalizado nuestro curso de formación profesional del Grado Superior en Integración social tras dos años de esfuerzo y dedicación. Enmarcamos nuestro título en la habitación junto al resto de trofeos que hemos obtenido en esta vida, y salimos a la calle en busca de nuestro nuevo empleo, cuando de repente, nos preguntamos… ¿Y ahora qué? ¿Cuáles son las opciones profesionales de que dispongo? Pues realmente más de las que parece.

Integración social: Salidas profesionales

Los estudios en integración social ofrecen salidas profesionales diversas, gracias a que se trabaja un amplio abanico de disciplinas académicas dentro del mismo, combinando ciencias como la sociología, empresariales o comunicación, entre otras.

Además, estos estudios, posibilitan al alumno a especializarse tanto en el ámbito público como en el privado, ya que la integración social abarca ambas esferas institucionales.

Las capacidades de un profesional en integración social, van ligadas la evaluación, comprensión, empatía y ayuda de determinadas personas o grupos. Además, debe dominar las funciones comunicativas, organizativas y tecnológicas. Necesita saber adaptarse a los nuevos entornos y trabajar en equipo. El perfil de gente con que trata según segmento de sexo y edad no está nada segmentado, por lo que trabaja tanto con niños cómo con ancianos de cualquier género. Es definitiva, un profesional necesario en muchos ámbitos sociales y por la tanto con muchas opciones de encontrar un puesto de trabajo.

Ahora bien, concretamente ¿de qué puestos de trabajo estamos hablando?

Cómo ya hemos explicado, el terreno de actuación de un profesional de la integración social es muy extenso, pudiendo realizar labores educativas y pedagógicas en ámbitos muy diversos. Así pues, podemos ver integradores sociales en terrenos sociales delicados o marginales marcados por problemas de violencia, drogadicción, racismo, como en el ámbito sanitario; a cargo de personas con problemas de deficiencia motriz o ancianos con discapacidades físicas y psicológicas, como en residencias con gente de la tercera edad o con personas con discapacidades de todo tipo; en puntos de acogida o de servicios sociales…

Los puestos de trabajo, como tal, a los que aspira un profesional de esta disciplina son los siguientes:

  • Técnicos que trabajan en programas de prevención e inserción social y laboral y que organizan y realizan planes de ayuda a domicilio.
  • Educadores que se dedican a labores pedagógicas y educacionales específicas.
  • Educadores en entornos residenciales o entornos con personas que presentan dificultades psíquicas, fisiológicas, físicas y motrices.
  • Conciliador y asistente familiar, laboral, cultural, etc.
  • Monitor de personas discapacitadas bajo una labor de reinserción social.

Cómo acabamos de ver, las salidas de la cursos de integración social son muchas y siempre están presentes en la mayoría de ámbitos de la sociedad, por lo que requiere continuamente de la intervención de profesionales en esta materia.

Si estabas pensando en cursar un ciclo formativo y tenías dudas acerca de las salidas profesionales de la integración social, habrás podido comprobar que es un ámbito que se encuentra bajo una gran demanda, básicamente por lo necesaria e imprescindible que es la terea de estos profesionales en la sociedad actual.

Desde el Centro de Formación Rodrigo Giorgeta, sabemos de la importancia de la educación y docencia puesto que llevamos más de 50 años al servicio de la enseñanza e instrucción académica. Entre nuestros diversos cursos, se encuentra el de Integración Social, una opción interesante para aquellos que quieran trabajar en estos entornos y sientan vocación por esta disciplina.